viernes, 22 de octubre de 2010


Una máscara que esconde su cara.
Un rostro que oculta el dolor.
Un dolor que se come su corazón.
Un corazón que nadie conoce.

2 comentarios: